QUERER ES PODER...


miércoles, 10 de mayo de 2017

Crónica Jeréz 2017

| No comment
 
El 22 de abril se disputaba en el Circuito de Velocidad de Jerez una prueba de la Copa de España de Ciclismo Adaptado. Handbikes, bicicletas y tándems se daban cita en una de las pruebas más importantes del Ciclismo adaptado nacional. La meteorología era incierta, acostumbrados a las altas temperaturas de la provincia de Cádiz, en días anteriores el viento de levante había traído rachas de viento superiores a los 100 km/h.

A las 11:30h tenía lugar la salida de la prueba en ruta para las handbikes. El viento había amainado. Entre los participantes destacaba el italiano Vittorio Podesta, reciente campeón paralímpico de contrarreloj en Rio de Janeiro, categoría Mh3 y Campeón del mundo en varias ocasiones.


Me posicioné en tercera línea de salida, tras los corredores MH4 (categoría superior con menor discapacidad) El circuito de velocidad de Jerez se caracteriza por una salida de 200 metros en línea recta para girar a la derecha 90 grados y subir un pequeño repecho del 4-5% unos 180 metros. Llegar arriba del repecho con los primeros corredores me dejaba en posición óptima para rodar con el grupo de cabeza.

La bandera nacional daba la salida. Arranqué con fuerza intentando seguir las ruedas fuertes. Recorrí los 200 primeros metros entre los 4 primeros corredores y comencé el repecho en 3ª posición. El inicio de las carreras es uno de mis puntos débiles así que intento trabajar por mejorar y aquí lo logré. Tras coronar el repecho se formo un grupo de unos 8-10 handbikers que rodaban con fuerza, mantenía la 3 posición controlando posible cambios. Si ruedas en cola de grupo, los cambios de ritmo en las primeras posiciones son durísimos de mantener, pudiendo provocar que me descolgara.

Mantuve el tipo en la primera vuelta, la más rápida que recorrí. La segunda vuelta provocó la perdida de efectivos en el grupo de cabeza. Mi pulso iba alto. Como Mh3 sólo nos quedamos en cabeza el Campeón de Mundo y yo, todos los demás eran corredores Mh4. Poco a poco fui cediendo posiciones hasta colocarme a cola del grupo. Las fuerzas iban menguando y fue entonces cuando los Mh4 hicieron varios cambios de ritmo que me pusieron al límite. Era la tercera vuelta de las diez que debíamos dar. El primer ataque fue en bajada, duro pero logré contactar con el grupo en la subida, al poco rato, otro estirón en otra bajada abrió un hueco de 3 metros que se amplió a 5, resultándome imposible contactar con la cabeza.

Estaba pedaleando solo. Tenía que tomar una decisión, dejar que me cogieran por detrás o intentar llevar un ritmo de competición y continuar solo. Era mi primera carrera de la temporada, sin duda estaba falto de ritmo y decidí la segunda opción. Llevar un ritmo alto y pedalear en solitario para ver como aguantaba.


Recorrí 4 vueltas en la más absoluta soledad. Mantenía un pulso alto y unos vatios constantes pero observaba que cada vez me costaba más mantenernos, iba perdiendo la media de vatios. De repente observé por el retrovisor un grupo que se aproximaba. Eran cascos blancos, de mi categoría mh3. Llegaron a mi altura y me sobrepasaron con fuerza. Sorprendido de la velocidad que llevaban, mantuve la rueda y me posicioné cómodamente en el grupo. Mi pulso bajo, mis vatios también y me tomé un gel en espera de los próximos movimientos, alguien debería atacar para ganar la carrera de Copa de España. Faltaban 2 vueltas para terminar la prueba. Varios cambios de ritmo débiles hacían presagiar que la disputa iba a ser grande.

Tras el paso por el arco de meta, comenzaba la última vuelta. 200 metros, giro a derecha y repecho de 180 metros. Fue allí donde se produjo el primer ataqué serio. Pedaleaba con 2 Mh3 del mismo equipo y decidí no responder al ataque, temía que saltar a todo provocará la quema de los cartuchos que tenía. Decidí mantener la rueda y ver que sucedía. Faltaban 4 km para el final de carrera. Los nervios del grupo eran notables y al ver que el escapado ampliaba su distancia, intentaron probar varios ataques acelerando la marcha. Estaba cómodo. Decidí jugarme la carta en el 1 km de carrera, un repecho con viento en contra, la parte más dura del circuito. Con suerte, podía intentar llegar a la cabeza.

Dicho y hecho. Esperé mi momento y cambié de ritmo entre dos handbikers. Ataque duro para las fuerzas que tenía. Abrí hueco y me posicioné a escasos 5 metros de la cabeza, pero faltaban 300 metros para meta y el ácido láctico me decía que los brazos no podían más. Intenté llegar pero no fue posible. Hice segundo de Copa de España a 3 segundos del ganador.
 

Mi satisfacción era moderada ya que tenía el regusto de ser segundo y no saber que hubiera sucedido si hubiera respondido a los ataques. Quizás llegaba con más fuerza que el resto o quizás no, pero son decisiones que se toman en carrera y sin duda la cabeza primo a la ambición. Quizás era una prueba para ser ambicioso y no lo fui. Era la primera carrera de la temporada, la forma se adquiere con la competición y espero estar a tope dentro de 1 mes en las citas más importantes de la temporada.

Agradecer a Sunrise Medical haber hecho posible mi participación en el Gran Premio de Jerez, felicitar a la organización por su magnífico trabajo y espero repetir en próximas ediciones. 
 
Gracias y hasta la próxima.
Tags :

No hay comentarios:

Publicar un comentario